Inicio Campo Sostenible Ciudad Sostenible La tecnología solar puede enfrentar el apagón de hidroeléctricas y térmicas

La tecnología solar puede enfrentar el apagón de hidroeléctricas y térmicas

19
0
Una opción tanto para la ciudad como en la ruralidad, lamparas de alimentación solar.

Cuando esta historia de cristales, paneles, electrodos y demás accesorios llegó a nuestra realidad cotidiana, han pasado muchas otras de gente curiosa que descubrieron como aprovechar la luz solar para generar energía eléctrica.

La historia comienza en el siglo 19, en el año de 1839, cuando el físico francés Edmond Becquerel, que para aquel entonces estaba en sus juveniles 19 años, creó un prototipo de célula solar en el laboratorio de su padre. Este primitivo dispositivo, provisto de electrodos de platino recubiertos de cloruro de plata, era capaz de generar voltaje y corriente eléctrica cuando se exponía a la luz del Sol, el precedente del primer panel solar de la historia.

Con el tiempo se suman a esta carrera de desarrollo tecnológico los ingleses William Grylls Adams y Richard Evans Day, que se basaron sobre un descubrimiento del ingeniero Willoughby Smith, y que concluyeron que “la corriente solo podía producirse en el selenio por la acción de la luz” y bautizaron esta corriente como “fotoeléctrica”.

Diez años más tarde, en 1883, el inventor neoyorquino Charles Fritts creó el primer panel solar de la historia, y su trabajo lo envió Fritts envió al ingeniero alemán Werner von Siemens y lo presentó en la Real Academia de Prusia. La comunidad científica acogió con frialdad estos avances de manera que el descubrimiento quedó archivado.

En la primera década del siglo XX, Albert Einstein demostró que la luz contiene pequeños paquetes de energía, el electrón, asentó el marco científico en torno a la fotoelectricidad, así, renació el sueño de Fritts de proveer de energía limpia e inagotable a las industrias de todo el mundo.

En la década de 1950, los científicos de los Bell Labs, Gerald Pearson, Calvin Fuller y Daryl Chapin, desarrollaron el primer panel solar fotovoltaico moderno. Utilizaron silicio como material semiconductor para crear una célula solar más eficiente. Esta célula solar alcanzó una eficiencia de conversión del 6% y se convirtió en un hito importante en la historia de los paneles solares.

Durante la carrera espacial de las décadas de 1960 y 1970, los paneles solares se utilizaron en los primeros satélites, como el Vanguard 1 y el Telstar, fueron impulsados por la energía solar.

Aún así la energía fotovoltaica era un tema tecnológico que no salía de las comunidad científica y experimental, pero la crisis petrolera de la década comprendida de 1970 a 1980 provocó un aumento significativo en la conciencia sobre la necesidad de fuentes de energía alternativas renovables y se aplicaron a diversos productos comerciales e industriales.

Al pasar del siglo XX al XXI la carrera era producir mejores paneles que tuvieran un alto rendimiento en la producción de energía, nuevos minerales en su construcción, bajar los costos y hacerlo accesibles al común de las personas. En esa carrera China le ha sacado un buen trecho tanto a la industria europea como norteamericana.

Células solares de silicio policristalino y monocristalino, que mejoraron la conversión de la luz solar en electricidad, nuevos diseños al igual que materiales han permitido hacerlos más livianos, flexibles y que no solo se usan sobre techos y cubiertas de edificios, también en fachadas como diseño de acabados. Sus aplicaciones son multivariadas, desde un simple reloj de pulso, a telescopios espaciales.

Esta participación en el mercado ha logrado la reducción significativa en los costos de los paneles solares, lo que los hace más accesibles para los consumidores y las empresas además de politicas de estado que los promueven para el consumo masivo considerando la crisis climática y sus consecuencias a nivel de producción de energía.

En el caso de Colombia, no es necesario sacar permisos para la instalación de paneles solares. Lo que sí debes definir es si el sistema de paneles va a ir conectado a la red eléctrica, va a ser un sistema aislado o una combinación de ambos (híbrido), de tal manera que se considera al usuarios que produce energía eléctrica, principalmente para atender sus propias necesidades, sin utilizar activos de uso de distribución y/o transmisión ya instalados y aquel por temas de almacenamiento prefiere conectarse a la red ya instalada de manera tal que recibe beneficios por esta contribución al sistema.

Hoy, que es posible un apagón, se vuelve a retomar el tema energético, además de la necesidad de dar un salto adelante de la forma como la producimos y donde lo fotovoltaico es una de las mejores opciones. En el caso de las ciudades, los conjuntos cerrados o condominios habitacionales tiene la ocasión de instalar en techos y cubiertas amplias superficies de paneles que pueden satisfacer las necesidades diarias de alumbrado en las zonas comunes y hasta colocar cargadores para vehículos livianos como patinetes o bicicletas eléctricas prestando un servicio y economía a los usuarios.

En el caso de las residencia, hoy existen lámpara portátiles de diverso diseño que no requieren la compra y montaje de grupos de baterías, son luces livianas que se pueden cargar colocando los paneles de no mas de 20 centímetros en las ventanas y así en la noche tiene iluminación en las habitaciones en general.

Para sistemas más complejos como televisores, refrigeradoras, lavadoras, hornos microondas y otros electrodomésticos, por ahora hay que estar unido a la red del servicio, pero si es posible adquirir un sistema completo de paneles, baterías, bombillos lead perfectamente puede bajar los consumos a mínimos con el servicio contratado o venderle sus excedentes de energía eléctrica.

Cada paso que se da en este camino necesariamente desequilibra el sistema que durante tanto años se ha establecido, pero las normas legales lo permiten. Las necesidades reales de desabastecimiento energético por la crisis climática es real y la necesidad de aportar a la recuperación del planeta que entre otras ha sido afectado tanto por la construcción de hidroeléctricas con sus represas, desvío de ríos y los consecuentes daños ambientales, como la quema de hidrocarburos y carbón, además del aumento tarifario permanente hace necesario considerar la transición energética desde nuestros hogares..

Energía solar disponible con equipos más económicos, flexibles, durables hacen posible considerarlos como parte de las propuestas arquitectónicas de hoy, tanto en edificios, como viviendas individuales, una respuesta con mucho voltaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí