Inicio Vida Buena Un idioma vivo que evoluciona y es considerado la segunda lengua más...

Un idioma vivo que evoluciona y es considerado la segunda lengua más usada en el planeta

40
1
Las palabras nos habitan, y habitamos las palabras. Que el español sea nuestra lengua materna no significa que sepamos hablarlo bien y, menos aún, escribirlo bien.

Cuando se le pregunta al buscador más reconocido de la internet sobre el idioma español, esto nos dice: «El español es el segundo idioma materno más hablado del mundo. Según el último informe del Instituto Cervantes ‘El español: una lengua viva’, cuenta con más de 477 millones de personas, y el número asciende a 572 millones si se suman los hispanohablantes que utilizan el español como segunda lengua o extranjera»

De hermosa cadencia y sonoridad, este idioma que aglutina raíces árabes y latinas es el testimonio vivo de lo que fue en su momento el imperio más importante del planeta. Una península que logra aglutinar alrededor de los reyes durante los siglos XVI y XIX y que al igual que otros imperios desaparecen en las sombras de la historia de otro más fuerte, con mejor manejo de la economía y del comercio global que suman otra cultura social, cultural y religiosa para hacer un punto de inflexión en la historia de la humanidad.

La España Imperial cae frente al Imperio Británico, el más grande de nuestra historia y que existió entre los siglos XVI y XX, y que finalmente cae durante la Segunda Guerra Mundial, pasando el poder hegemónico a la USA. Todos estos imperios llevan consigo su lengua y su religión. En el caso español el castellano se extendió por las Américas, África y Asia. La religión católica hizo lo propio junto a los protagonistas de atrocidades al igual de contribuciones científicas al mundo, como La Expedición Botánica dirigida por el sacerdote católico y científico José Celestino Mutis, labor que comenzó en el año de 1783 y terminaría en el año 1810. y ordenada por el virrey Antonio Caballero y Góngora.

La colonización española hizo del idioma una mezcla muy interesante de modismo regionales y al día de hoy se distingue perfectamente, no solo por el acento, también por las palabras y los distintos modos de usar nuestro idioma. No solo palabras de origen árabe, la riqueza de los idiomas ancestrales también hacen sus aportes para expresar realidades regionales, en algunos casos muy específicas y que no tendrían otra forma de ser comunicadas.

Cuando se estudia la gramática, sintaxis y morfología del castellano, nos damos cuenta de su riqueza en las formas posibles de usarlo, en la gran cantidad de palabras, algunas de las cuales no son adaptables a otras lenguas. Su riqueza en vocabulario lo hace exquisito, y solo en la medida que se estudie, pero, principalmente se lea y escriba, nuestro idioma seguirá en los principales formas de expresión escrita y hablada del mundo.

Cada tiempo tiene sus locuras idiomáticas y una de ellas son las formas inclusivas, donde el masculino, femenino y neutro se trastocan dañando el idioma. Y así lo explica Alicia María Zorrilla, presidenta de la Academia Argentina de Letras y Miembro Correspondiente Hispanoamericana de la Real Academia Española.

«El llamado «lenguaje inclusivo» ni construye ni destruye. Está fuera del sistema gramatical del español y, como lingüista, me atengo a este sistema rigurosamente. Una lengua, un cuerpo lingüístico, no puede inventarse o reinventarse conscientemente de la noche a la mañana. No pueden reemplazarse las letras a y o, que diferencian el género, con la arroba, el asterisco, la e o la x porque se tiene la voluntad de hacerlo en contra del androcentrismo o de reflejar con ello una realidad sociopolítica. ​Esa sustitución es ajena a la morfología del español e innecesaria, pues el masculino genérico o masculino gramatical ya es inclusivo, ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género porque se emplea en contextos genéricos e incluye en su significado a los individuos del sexo masculino y a toda la especie humana sin distinción de sexos (Los ciudadanos tienen derechos y obligaciones), y el género marcado es el femenino, que solo designa a ese género tanto en singular como en plural. Modificar una lengua milenaria como la nuestra no significa transformar la sociedad, que necesita estar cada vez más unida por el respeto, la verdad y las certezas. Considero, pues, que no deben forzarse las estructuras lingüísticas del español para que se conviertan en espejo de una ideología, pues la gramática española que estudiamos no coarta la libertad de expresarnos o de interpretar lo que expresan los demás. Lo afirmo con la convicción de que una lengua que interrelaciona nunca excluye».

Otro indicador importante del peso de un idioma, actualmente, es Internet. El español ocupa el tercer puesto como la lengua más utilizada en la Red, tras el inglés y el chino y el segundo utilizado en las principales redes sociales.

Así las cosas, más allá de planteamientos políticos, reaccionarios, o de protesta, nuestra lengua está viva y hay que conocerla a profundidad, más allá de estudios académicos especializados, el tema es leerlo, escribirlo y en textos más allá de lo que se pueda usar en un mensaje de Whatsapp o en cualquier otra plataforma digital. El tema es conocerlo, aprovecharlo y disfrutar los textos que tantos escritores hacen de esta herramienta humana una eficiente forma de transmitir el pensamiento y nuestra experiencia de vida en el tiempo que nos ha tocado.

La académica argentina agrega «Ya lo hablan 585 millones de personas. Lo estudian por su riqueza léxica, porque es una lengua vigorosa y porque ya está tan difundida en el mundo. Enseñarles español a extranjeros significa deslumbrarlos con el asombro y el descubrimiento. Cada palabra los conduce a un nuevo lugar de caminos infinitos». Es una labor de casa, del sistema educativo en todos sus niveles para conocer, usar y cuidar nuestro idioma porque no es solo palabras, es el mundo que se ha construido con esta lengua que aglutina nuestras raíces y las del mundo árabe más allá de un imperio que como todos, van pasando a la historia en bibliotecas, monumentos y museos. El idioma por el contrario sigue vivo y con buena salud.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí